Argireline es un aliado para tu piel y “evitar” las arrugas

Presentamos al nuevo protagonista del escenario de la belleza para el año 2023: Argireline.

Este compuesto, parecido al bótox, emerge como un aliado poderoso en la batalla contra las arrugas.

En la constante lucha contra el envejecimiento cutáneo, todas nos enfrentamos eventualmente a los signos de una piel madura, como arrugas, líneas de expresión, manchas y flacidez.

Para abordar estos desafíos, los productos antiaging (cremas antiarrugas/antiedad) y la protección solar se presentan como los mejores aliados.

En el amplio repertorio de componentes en la cosmética antienvejecimiento, nombres familiares como el retinol, la vitamina C y el ácido hialurónico destacan.

Sin embargo, en este universo, el argireline está ganando notoriedad de manera significativa.

No, no se trata de un jarabe para la tos, sino de un compuesto poderoso destinado a combatir incansablemente las temidas arrugas.

Argireline, un activo cosmético desarrollado por la empresa española de biotecnología Lipotec, es un hexapéptido sintético compuesto por seis aminoácidos.

Su “superpoder” radica en su capacidad para contrarrestar las arrugas, operando de manera muy similar al bótox, el tratamiento estético más solicitado, pero con la diferencia clave de su aplicación tópica, sin necesidad de inyecciones.

Este activo, al igual que el bótox, actúa inhibiendo las contracciones musculares que, a largo plazo, desencadenan la formación de arrugas.

¿Para qué sirve Argireline?

Su eficacia se manifiesta especialmente en la reducción de arrugas en la frente y el contorno de los ojos, ofreciendo una alternativa cosmética menos invasiva y más asequible que el bótox.

Genera un efecto lifting que tonifica la piel y le otorga firmeza.

Argireline interrumpe la comunicación entre los nervios y los músculos, evitando que estos se contraigan y den lugar a las arrugas.

A diferencia del bótox, sus efectos desaparecen al suspender su uso, evitando la pérdida de expresión facial.

Además, estimula la producción de colágeno, contribuyendo a estirar y relajar la piel.

Como resultado, las arrugas existentes se difuminan y disminuyen, mientras previene la aparición de nuevas líneas, culminando en una piel tersa, juvenil y radiante.

El método de aplicación varía según el formato del producto, ya que se encuentra disponible en sueros, ampollas y cremas.

El suero es el formato más común y se aplica dos veces al día después de la limpieza facial y el tónico, antes de la crema hidratante. La aplicación consiste en suaves toques en las áreas a tratar, es decir, donde las arrugas y la flacidez son más evidentes.

 

Relacionados

Vitamina B12: El aliado contra el cansancio físico y mental

En la vida cotidiana, es común experimentar cansancio físico...

Vitaminas clave y hábitos saludables: Aliados en la lucha contra las varices

Las varices, venas dilatadas y retorcidas que se forman...