¿Cómo el calor afecta la salud mental y no solamente la física?

El planeta se encuentra inmerso en una intensa ola de calor.

Además de la predecible elevación de las temperaturas durante el verano del hemisferio norte, se ha sumado el dato alarmante de que una gran parte de América del Sur ha experimentado un invierno que se asemeja casi a un verano.

Esta situación no solo afecta el cuerpo, sino también la mente.

Dentro del ámbito de la salud mental, se ha observado que las temperaturas extremadamente altas tienen un impacto perjudicial en el bienestar mental.

Nick Obradovich, sociólogo computacional del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y coautor de un estudio sobre los riesgos del cambio climático en la salud mental, ha señalado que esta conexión va más allá de los periodos de aumento de temperatura.

Se extiende incluso a las personas que residen en regiones con climas calurosos de manera constante, aunque, por supuesto, las tendencias en la salud mental pueden depender de diversos factores además de la temperatura.

A pesar de que los científicos aún no han determinado la causa exacta de este fenómeno ni si el calor en sí mismo puede generar cambios cerebrales que provoquen estos efectos, es evidente, según los expertos, que el calor intenso está de alguna manera relacionado con una disminución de la salud mental.

Investigaciones han revelado que las temperaturas extremas pueden afectar diversos aspectos, desde el estado de ánimo cotidiano hasta la probabilidad de sufrir una crisis de salud mental grave.

Un estudio publicado en la revista científica JAMA Psychiatry el año pasado analizó los historiales médicos de más de 2.2 millones de adultos que acudieron a salas de emergencia en 2775 condados de Estados Unidos entre 2010 y 2019.

Los investigadores descubrieron que durante los días más calurosos del verano, hubo aproximadamente un 8% más de visitas a las salas de emergencia relacionadas con problemas de salud mental en comparación con los días más templados.

Las visitas por problemas como autolesiones, uso de sustancias, ansiedad, trastornos del estado de ánimo y esquizofrenia aumentaron proporcionalmente a la temperatura.

Esta tendencia se mantuvo constante tanto para hombres como para mujeres, para adultos de todas las edades y para residentes en todas las regiones de Estados Unidos.

Otras investigaciones han sugerido que el aumento de temperatura podría desencadenar recaídas temporales en personas con trastorno bipolar y que una mayor exposición a la luz solar podría aumentar el riesgo de episodios maníacos.

Además, las temperaturas elevadas han sido vinculadas con tasas de mortalidad más altas en personas con esquizofrenia y otros trastornos de salud mental.

El calor no solo alimenta sentimientos como la irritabilidad y la ira, sino que también parece agravar las enfermedades mentales como la ansiedad, la esquizofrenia y la depresión.

Los adultos mayores, los adolescentes y las personas con trastornos mentales preexistentes son particularmente susceptibles, al igual que aquellos sin vivienda o de niveles socioeconómicos más bajos.

Datos recopilados mediante encuestas a más de 1.9 millones de estadounidenses entre 2008 y 2013 revelaron que, en días en los que las temperaturas superaban los 21 grados Celsius, una mayor proporción de encuestados reportaban que sus niveles de alegría y felicidad se veían afectados, además de experimentar mayor estrés, enojo y fatiga en comparación con días en los que las temperaturas oscilaban entre 10 y 15 grados Celsius.

Estas asociaciones eran particularmente notables cuando las temperaturas superaban los 32 grados Celsius.

Un estudio histórico publicado en JAMA el año pasado analizó datos de más de dos millones de personas con seguro privado y encontró que las visitas a las salas de emergencia por enfermedades mentales en Estados Unidos fueron significativamente más altas durante los cinco o seis días más calurosos del verano en comparación con los días más frescos de la misma temporada.

La incomodidad causada por el calor, así como la energía que el cuerpo consume para mantenerse fresco, pueden generar una disminución general en la resiliencia.

Además, el cuerpo humano está acostumbrado a un cierto nivel básico de estrés. Cuando el cuerpo intenta regular su temperatura durante una ola de calor, se encuentra bajo mayor presión, lo que aumenta el estrés y la inflamación.

Aquellas personas que ya padecen trastornos mentales podrían ser especialmente vulnerables al estrés adicional generado por el calor, lo cual podría desencadenar síntomas desproporcionados.

La relación entre el calor y la salud mental parece ser constante en personas de todo el mundo, lo que sugiere que el calor de alguna manera afecta el cerebro.

Diversas teorías han surgido, como la posibilidad de que el calor cause un desequilibrio en las señales cerebrales o cierta inflamación.

También se ha planteado la idea de que la interrupción del sueño debido al calor podría empeorar algunos síntomas de salud mental, ya que la falta de sueño está relacionada con un deterioro en la salud mental a largo plazo.

Además, ciertas personas son más vulnerables al calor que otras. Un estudio de 2018 reveló que aquellos con ingresos bajos experimentaron mayores efectos negativos en la salud mental debido al calor en comparación con personas con mayores ingresos, y las mujeres experimentaron peores efectos que los hombres.

Los resultados combinados indicaron que el efecto del calor en la salud mental de mujeres con ingresos bajos era aproximadamente el doble que el experimentado por hombres con ingresos altos.

Relacionados

Posponer la vejez: Las personas sienten que ahora se envejece más tarde

A mediados del siglo pasado las personas de 70 años eran considerados 'ancianos' pero, hoy en día, los adultos de mediana y avanzada edad creen que tener 70 años ahora no es como antes. Para ellos, la vejez empieza más tarde.

Descubren 95 regiones del genoma vinculadas al trastorno del estrés postraumático

Un estudio genético con más de 1,2 millones de personas ha permitido localizar 95 loci (regiones genómicas) asociadas al riesgo de sufrir trastorno del estrés postraumático (TEPT), una información que ayudará a averiguar por qué sólo cerca del 6% de los que padecen un trauma desarrollan después este trastorno.

Hallan una posible vía para remediar el daño al corazón de la medicación contra el cáncer

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto el mecanismo por el que un medicamento ampliamente usado contra el cáncer (las antraciclinas) daña el corazón de los pacientes que lo reciben, y han propuesto una terapia potencial para tratarlo.

Crean ‘goldeno’, láminas de oro de un solo átomo de grosor con propiedades extraordinarias

Un equipo de científicos ha conseguido por primera vez crear láminas de oro de un átomo de grosor, dando así a este metal nuevas propiedades con múltiples aplicaciones como producir hidrógeno o fabricar productos químicos de valor añadido. Es el 'goldeno'.

Estudio revela que el ciclo menstrual está sincronizado con los ritmos circadianos internos

Un equipo científico ha arrojado luz sobre uno de los misterios del cuerpo femenino: el ciclo menstrual.