¿Es mejor el Argireline que el Bótox?

Tanto la toxina botulínica como el argireline actúan a nivel de este receptor responsable de la liberación de acetilcolina.

Y por tanto de la contracción muscular, “pero el bótox, a diferencia del argireline, destruye de forma irreversible la proteína del receptor y por tanto inhibe totalmente la contracción muscular, por lo que su efecto a nivel de la disminución de la formación de arrugas es mucho mayor que en el caso del argireline”, aclara la farmacéutica. También varía el plano al que actúa cada uno.

“El argireline actúa a nivel de la piel (tópico), mientras que la toxina actúa a nivel del músculo, donde se inyecta directamente y tiene que hacerlo un médico”, aclara la doctora Ruíz.

Lo más curioso es que los expertos coinciden en el argireline sí es efectivo y además en las mismas zonas dónde se pincharía el bótox (áreas dónde se forman arruguitas).

“Puede ayudar a que los efectos de la toxina botulínica inyectada duren un poco más o sean más efectivos. Nosotras disponemos de la Crema Lifting XL, de la línea AXT Care de VirtudEstetica, que contiene argireline y la utilizamos en todas las pacientes que se inyectan TB para mejorar y prolongar sus efectos en la zona superior del rostro”, comenta la doctora Vicente.

Ahora bien, aquí se puede aplicar eso de ‘a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar’, ya que no se pueden comparar: “ni en sus efectos, ni en el tipo de sustancia, ni en la forma de administración –puntualiza la Dra. Ruíz-.

“La toxina botulínica se inyecta a nivel intramuscular, mientras que el argilerine tiene aplicación en forma de cosmética tópica y, por lo tanto, actúa en epidermis y algo en dermis.”

Es cierto que el argireline puede servir para prolongar los efectos del bótox, y por tanto disminuir ligeramente el tiempo entre inyecciones, pero, “en ningún caso va a poder utilizarse como ‘retoque’ una vez que la toxina haya dejado de hacer efecto (entre 3 y 5 meses y medio). Si queremos volver a inhibir totalmente la contracción muscular vamos a tener que volver a acudir a inyectarnos toxina botulínica”, aclara la doctora.

Relacionados

Descubren 95 regiones del genoma vinculadas al trastorno del estrés postraumático

Un estudio genético con más de 1,2 millones de personas ha permitido localizar 95 loci (regiones genómicas) asociadas al riesgo de sufrir trastorno del estrés postraumático (TEPT), una información que ayudará a averiguar por qué sólo cerca del 6% de los que padecen un trauma desarrollan después este trastorno.

Hallan una posible vía para remediar el daño al corazón de la medicación contra el cáncer

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto el mecanismo por el que un medicamento ampliamente usado contra el cáncer (las antraciclinas) daña el corazón de los pacientes que lo reciben, y han propuesto una terapia potencial para tratarlo.

Crean ‘goldeno’, láminas de oro de un solo átomo de grosor con propiedades extraordinarias

Un equipo de científicos ha conseguido por primera vez crear láminas de oro de un átomo de grosor, dando así a este metal nuevas propiedades con múltiples aplicaciones como producir hidrógeno o fabricar productos químicos de valor añadido. Es el 'goldeno'.

Estudio revela que el ciclo menstrual está sincronizado con los ritmos circadianos internos

Un equipo científico ha arrojado luz sobre uno de los misterios del cuerpo femenino: el ciclo menstrual.

Los secretos detrás de nuestros sabores: Científicos revelan cómo percibimos el sabor amargo

Estudio nos proporciona una visión más profunda de cómo percibimos el sabor amargo y abre nuevas posibilidades en la búsqueda de tratamientos para enfermedades relacionadas con el metabolismo.