La cerveza no es saludable y menos para el estómago

Según un estudio chino, la cerveza puede contribuir a un microbioma intestinal más sano.

Eso no es cierto, dice el investigador del alcohol Helmut Seitz. El alcohol anula la influencia potencialmente buena de otros ingredientes.

Los resultados de dicho estudio realizado en China están hechos para encantar a los amantes de la cerveza. La bebida tiene ingredientes fantásticos con grandes efectos, no sólo te hace más divertido, sino también más sano, asegura.

Los autores señalan que ciertos componentes de la cerveza son descompuestos por el microbioma intestinal y pueden tener así un efecto regulador sobre el sistema inmunitario. Allí se dice que tienen un efecto antiinflamatorio, anticoagulante y antioxidante; es decir, que vuelven inofensivos los productos de degradación nocivos de los productos metabólicos. Cosa que suena muy bien.

Estudio sobre cerveza financiado por cerveceras

Pero basta un vistazo al estudio para derrumbar las ligeras aseveraciones. El estudio fue financiado por el Laboratorio Estatal de Ingeniería de Fermentación Biológica de la Cerveza. Este, a su vez, forma parte de la fábrica de cerveza Tsingtao, una de las dos mayores productoras de China.

Además, dos de los cinco autores del estudio que aparecen en la lista proceden del propio laboratorio de la cervecera, como se indica en la sección “conflictos de intereses” del estudio. Por ello, Seitz duda de la independencia del estudio. Sin embargo, le interesa sobre todo su contenido, que es “grotesco en el contexto del alcohol”.

El efecto negativo es mayor que el positivo

“Por supuesto que hay ciertas sustancias en la cerveza que son beneficiosas para la salud, por ejemplo el extracto de lúpulo”, afirma Seitz, que lleva décadas investigando el alcohol y su efecto en el organismo.

Sin embargo, el efecto oxidativo del alcohol es mucho mayor que el efecto potencialmente positivo de todos los demás ingredientes. Este efecto oxidativo del alcohol provoca inflamación y aumenta el riesgo de enfermedades, desde la diabetes hasta el cáncer.

“Especialmente en el intestino grueso, el alcohol tiene un efecto cancerígeno”, apunta Seitz. “El alcohol se descompone en acetaldehído y eso tiene un efecto tóxico”. Pero no sólo eso, según Seitz, la cerveza es aún más perjudicial para el intestino que el vino. Sin embargo, aún no se sabe por qué.

Relacionados

Descubren 95 regiones del genoma vinculadas al trastorno del estrés postraumático

Un estudio genético con más de 1,2 millones de personas ha permitido localizar 95 loci (regiones genómicas) asociadas al riesgo de sufrir trastorno del estrés postraumático (TEPT), una información que ayudará a averiguar por qué sólo cerca del 6% de los que padecen un trauma desarrollan después este trastorno.

Hallan una posible vía para remediar el daño al corazón de la medicación contra el cáncer

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han descubierto el mecanismo por el que un medicamento ampliamente usado contra el cáncer (las antraciclinas) daña el corazón de los pacientes que lo reciben, y han propuesto una terapia potencial para tratarlo.

Crean ‘goldeno’, láminas de oro de un solo átomo de grosor con propiedades extraordinarias

Un equipo de científicos ha conseguido por primera vez crear láminas de oro de un átomo de grosor, dando así a este metal nuevas propiedades con múltiples aplicaciones como producir hidrógeno o fabricar productos químicos de valor añadido. Es el 'goldeno'.

Estudio revela que el ciclo menstrual está sincronizado con los ritmos circadianos internos

Un equipo científico ha arrojado luz sobre uno de los misterios del cuerpo femenino: el ciclo menstrual.

Los secretos detrás de nuestros sabores: Científicos revelan cómo percibimos el sabor amargo

Estudio nos proporciona una visión más profunda de cómo percibimos el sabor amargo y abre nuevas posibilidades en la búsqueda de tratamientos para enfermedades relacionadas con el metabolismo.