La OMS recomienda que los adultos consuman al menos 400 gramos de verduras y frutas al día

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado esta semana sus recomendaciones sobre grasas totales, grasas saturadas y ácidos grasos trans e hidratos de carbono, basándose en la evidencia científica más reciente.

Así, ahora el organismo sanitario internacional de Naciones Unidas aconseja a los adultos que consuman al menos 400 gramos de verduras y frutas y 25 gramos de fibra alimentaria natural al día.

En el caso de los niños, deberían ingerir si tienen de 2 a 5 años, al menos 250 g al día de verduras y frutas; de 6 a 9 años, al menos 350 g al día; y 10 años o más, al menos 400 g al día. Para la fibra alimentaria natural, las recomendaciones de la OMS son que los niños de 2 a 5 años consuman al menos 15 g al día; los de 6-9 años, al menos 21 g al día; y los de 10 años o más, al menos 25 g al día.

Los consejos de la OMS publicados tienen como objetivo reducir el riesgo de aumento de peso no saludable y de enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación, como la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

En sus orientaciones sobre las grasas alimentarias, la OMS señala que tanto la cantidad como la calidad “son importantes para la buena salud”. La OMS reafirma que los adultos deben limitar la ingesta total de grasas al 30% o menos de la ingesta total de energía.

Asimismo, indican que las grasas consumidas por todas las personas a partir de los 2 años de edad deben ser principalmente ácidos grasos insaturados, “sin que más del 10% de la ingesta energética total proceda de ácidos grasos saturados y no más del 1% de la ingesta energética total de ácidos grasos trans, tanto de fuentes producidas industrialmente como de animales rumiantes”.

En cuanto a los ácidos grasos saturados y los ácidos grasos trans de la dieta, apuntan que pueden sustituirse por otros nutrientes, como ácidos grasos poliinsaturados, ácidos grasos monoinsaturados de origen vegetal o hidratos de carbono procedentes de alimentos que contengan fibra dietética natural, como cereales integrales, verduras, frutas y legumbres.

Los ácidos grasos saturados pueden encontrarse en la carne grasa, los alimentos lácteos y las grasas y aceites duros como la mantequilla, el ghee, la manteca de cerdo, el aceite de palma y el aceite de coco, y los ácidos grasos trans en los alimentos horneados y fritos, los aperitivos preenvasados y los alimentos cárnicos y lácteos procedentes de rumiantes, como vacas u ovejas.

Por último, la OMS ofrece una nueva recomendación según la cual la ingesta de carbohidratos para todas las personas a partir de los 2 años de edad debe proceder principalmente de cereales integrales, verduras, frutas y legumbres.

Relacionados

Crean ‘goldeno’, láminas de oro de un solo átomo de grosor con propiedades extraordinarias

Un equipo de científicos ha conseguido por primera vez crear láminas de oro de un átomo de grosor, dando así a este metal nuevas propiedades con múltiples aplicaciones como producir hidrógeno o fabricar productos químicos de valor añadido. Es el 'goldeno'.

Estudio revela que el ciclo menstrual está sincronizado con los ritmos circadianos internos

Un equipo científico ha arrojado luz sobre uno de los misterios del cuerpo femenino: el ciclo menstrual.

Los secretos detrás de nuestros sabores: Científicos revelan cómo percibimos el sabor amargo

Estudio nos proporciona una visión más profunda de cómo percibimos el sabor amargo y abre nuevas posibilidades en la búsqueda de tratamientos para enfermedades relacionadas con el metabolismo.

Tocar para sanar: El poder terapéutico del contacto físico según estudio de la Universidad de Ruhr

El tacto, esa forma primordial de interacción humana, ha sido reconocido durante mucho tiempo como una herramienta poderosa para el bienestar físico y mental.

Investigadores en Japón descubren método inusual para reducir la ira

Un equipo de investigadores de la Universidad de Nagoya, Japón, ha descubierto un método inusual pero efectivo para reducir la ira.