Nuevo biomarcador sanguíneo permite anticipar si un anciano desarrollará alzhéimer

¿Por qué unas personas sufren alzhéimer y otras no?. Y ¿por qué muchos individuos con el cerebro repleto de agregados amiloides tóxicos -un biomarcador de la enfermedad de Alzheimer- nunca llegan a desarrollar demencias asociadas a esta patología?.

Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh creen haber dado con la respuesta: Unas células cerebrales en forma de estrella, denominadas astrocitos, son la clave para que la balanza en la enfermedad de Alzheimer se incline a un lado o al otro.

Los investigadores han llegado a esta conclusión tras hacer un estudio cuyos resultados se han publicado este lunes en “Nature Medicine”‘.

Al analizar la sangre de más de un millar de ancianos sin deterioro cognitivo, con y sin patología amiloide, el equipo descubrió que sólo los que presentaban una combinación de carga amiloide y marcadores sanguíneos de activación anormal de los astrocitos, sufrirían alzhéimer, un descubrimiento crítico para desarrollar fármacos destinados a detener la progresión.

“Nuestro estudio sostiene que el análisis de la presencia de amiloide cerebral junto con biomarcadores sanguíneos de la reactividad de los astrocitos es el método de cribado óptimo para identificar a los pacientes con mayor riesgo de progresar a la enfermedad de Alzheimer”, resume Tharick Pascoal, profesor asociado de Psiquiatría y Neurología en Pitt.

“Es decir, los astrocitos son reguladores clave de la progresión de la enfermedad. El amiloide solo no es suficiente para desencadenar la enfermedad de Alzheimer”, subraya.

ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

El alzhéimer es un trastorno neurodegenerativo que causa pérdida progresiva de memoria y demencia, y que reduce significativamente la calidad de vida.

Esta enfermedad se caracteriza por la acumulación de placas amiloides (agregados proteínicos que se alojan entre las células nerviosas del cerebro) y grupos de fibras proteínicas desordenadas, llamados ovillos de tau, que se forman en el interior de las neuronas.

Durante décadas, los neurocientíficos han creído que la acumulación de placas amiloides y ovillos de tau no sólo es un signo de la enfermedad de Alzheimer, sino también su causa, por eso los fármacos existentes se han dirigido al amiloide y la tau y han obviado otros procesos cerebrales.

Pero hallazgos recientes de grupos como el de Pascoal sugieren que algunas alteraciones en el cerebro, como el aumento de la inflamación cerebral, podrían ser tan importantes como la carga amiloide.

Hace dos años, Pascoal descubrió que la inflamación del tejido cerebral desencadena la propagación de proteínas patológicamente mal plegadas en el cerebro y es una causa directa del deterioro cognitivo final en pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Ahora, este equipo ha descubierto que el deterioro cognitivo puede predecirse mediante un análisis de sangre.

Los astrocitos son células del tejido cerebral que suministran oxígeno y alimento a las neuronas y las protegen de los patógenos pero como no conducen la electricidad y no parecían desempeñar un papel directo en la comunicación entre neuronas, se había pasado por alto su función en la enfermedad.

Las últimas investigaciones de Pitt cambian esta situación.

El equipo analizó muestras de sangre de participantes en tres estudios independientes de ancianos sin deterioro cognitivo en busca de biomarcadores de la reactividad de los astrocitos -proteína ácida fibrilar glial, o GFAP- junto con la presencia de tau patológica.

El estudio demostró que sólo aquellos que daban positivo tanto para el amiloide como para la reactividad astrocitaria mostraban indicios de desarrollo progresivo de la patología tau, lo que indicaba predisposición a los síntomas clínicos de la enfermedad de Alzheimer.

Los resultados tienen implicaciones directas para futuros ensayos clínicos de candidatos a fármacos contra el Alzheimer.

Dado que un porcentaje importante de personas con amiloide positivo no desarrolla alzhéimer, la positividad amiloide por sí sola no es suficiente para determinar si un individuo debe recibir terapia o no. Para eso, hace falta añadir marcadores de la reactividad de los astrocitos, como el GFAP, apunta el estudio.

La inclusión de otros marcadores en las pruebas diagnósticas permitirá mejorar la selección de pacientes con probabilidades de progresar a fases posteriores del alzhéimer y ayudará a afinar la selección de candidatos a intervenciones terapéuticas con más probabilidades de beneficiarse.

Relacionados

Estudio revela que los bebés utilizan el sistema inmunitario de forma diferente, pero eficaz

El sistema inmunitario de los recién nacidos difiere significativamente...

Científicos mexicanos crean tecnología que mejora la detección temprana de daño renal

Científicos mexicanos desarrollaron una tecnología que ayuda a mejorar el control de la glucosa y a detectar de manera temprana el daño renal.

Desarrollan un método que identifica la depresión en las palabras escritas

Un método desarrollado por investigadores españoles permite identificar de forma precoz los síntomas de depresión analizando las palabras escritas en un texto.

Escaneo de iris a cambio de monedas digitales: Las potenciales violaciones a la intimidad con esta práctica

Expertos han puesto sobre la mesa las posibles violaciones a la intimidad asociadas al escaneo del iris.

Retiran récord del perro más viejo del mundo a Bobi por falta de pruebas de su edad

Bobi, un mastín tenía el récord Guinness como el perro más longevo del mundo, pero ese título fue retirado.